Tokio 2020: Entre la objetividad y la esperanza

Tokio 2020: Entre la objetividad y la esperanza
Fecha de publicación: 
25 Julio 2021
0
Imagen principal: 
A Laina todavía le quedan dos posibilidades de redención en Tokio, junto a Grau y en la pistola a 25 metros.

Hay algo que creo en el deporte no se puede ocultar. O al menos en lo personal no me gusta cuando de narrar los rendimientos de los cubanos se trata. Realmente son varias cuestiones. Primero el nivel real de nuestros atletas, al menos de los que han pugnado hasta este minuto, y reitero, desde mi modesta opinión ninguno de los que han ido al ruedo tenían opciones reales de medallas en sus respectivos eventos.

Lo segundo, pecar de chovinismo excesivo, amén de latir por los tuyos, de múltiples dificultades para encarar la hora cero en la capital nipona, del simple hecho de ser ganadores en muchos casos por haber obtenido su clasificación a la justa más importante del mundo en el planeta… de Preparación no idónea, pandemia de coronavirus, escenarios competitivos bien escasos en ocasiones, y no por último menos latente, el efecto del bloqueo económico de Estados Unidos, igualmente real y con repercusión considerable en no pocos casos.

Así, con esa mochila cargada de peso e incógnitas, trataremos de acercarnos a lo acontecido este domingo (a tenor con la diferencia de horario en Tokio), intentando colocar en la balanza en su justa medida, objetividad y esperanza.

 

Laina Pérez: Deuda de disparos pasa factura

Era muy difícil para Laina colarse entre las ocho mejores de la pistola de aire a diez metros en Tokio. Imaginen que la octava finalista, la francesa Celine Goberville accedió con (577-15x). mientras, la tirada de nuestra pistolera, natural de Jagüey Grande y de 32 años, le deparó precisamente ese lugar, el 32 entre 53 pistoleras con 567-11x (series de 96-95-90-95-94-97 puntos).

Habría que preguntarse, cuantas municiones o tiradas de rigor pudo hacer Laina durante estos últimos dos años, después de haberse coronado en los Panamericanos de Lima 2019, avalada por primacía continental de 237.1. por esos caprichos de la vida, de haber accedido ese total le hubiese valido bronce, aunque el sistema de la definición cambió a duelos para discutir las cuatro primeras posiciones.

Por cierto, tanto en la clasificatoria como en la final hubo sendos récords olímpicos. Recayeron los honores respectivamente en la china Ranxin Jiang (587-23x); y en la reina Vitalina Batsarashkina (240.3). Otro detalle: En Lima Laina entró séptima entre las ocho finalistas (561-13x), instancia a la que también accedió Sheyla González (566-14x), tercera en ambas instancias. Entonces, tomando como referente ambos torneos, sí mejoró su marca de clasificación.

Desde la sede y gracias a las bondades de WhatsApp Laina explicó: "no me fijé en ninguna serie en particular, tampoco tienes tiempo para fijarte en la puntuación. a grandes rasgos te puedo decir que me falló el inicio de la competencia. Comencé muy nerviosa. Son mis primeros Juegos Olímpicos y he pasado mucho, cuatro ciclos para poder acceder a ellos. Tanto que para hacer el primer disparo tardé más de 20 minutos.

Luego esa demora ya te resta un mundo, pues es mucho margen perdido y se hace sumamente complejo luego seguir el plan táctico o estategia prevista. Cualquier percance que pueda surgir, tienes mucho menos tiempo para corregirlo... Todo sucede más a prisa. solo espero hacer un mejor plan y trabajo en los dos eventos que me restan".

Por cierto, en una de nuestras conversaciones, expresó:

Con las marcadas limitaciones existentes para entrenar en Cuba, ¿cuán difícil es obtener un resultado de nivel e insertarse en la élite de tus modalidades?

…“El Tiro en general tiene un alto nivel mundial, mi modalidad tiene marcas a las que aún no logro llegar, y es muy difícil entrenar cada día con las carencias existentes y respaldar un propósito a cumplir porque la mayoría de las veces no tienes cómo comprobar que estás haciendo un buen trabajo.

No puedes repetir una buena tirada para ganar en confianza, no puedes competir tantas veces como para verlo como algo natural sin el estrés que le ponemos por el hecho de ser estas muy reducidas y no siempre de talla mundial.

Pero a pesar de todas las dificultades tenemos la voluntad de conquistar nuestros sueños, el amor que le tenemos al deporte que hemos practicado toda la vida, las ganas de superarnos cada día y dar lo mejor por nosotros, por nuestra familia, amigos, por los entrenadores que se dejan la piel por ayudarnos a lograr nuestras metas, por todas esas personas anónimas que están detrás y ponen su granito para nuestro desempeño, y por no defraudar a un pueblo que nos respalda, nos impulsa a buscar cada objetivo”…

Marcia, una caída y… ¿estrategia cuestionable?

Comenzaré diciendo que sin tener todos los detalles un velo gris cubre a la gimnasia artística cubana, luego de la resurrección en el ciclo precedente, con Manrique Larduet y Marcia Videaux precisamente entre sus grandes protagonistas.

Ante la ausencia de Larduet a Tokio luego de haberse clasificado, toca volver la mirada a Marcia, manzanillera, de 22 abriles, y en un reto mayúsculo. Lo primero que quisiera cuestionarme, independientemente de sus potencialidades en el caballo de salto, es el hecho estratégico de solo inscribirla en ese aparato, cuando su boleto le permitía, y de hecho lo obtuvo de esa manera, pugnar en el concurso de all around.

Entonces, salta una interrogante respecto a su forma física o si alguna dificultad de otra índole la privó de pelear en asimétricas, manos libres, y viga de equilibrio.

Es cierto, sus dos saltos tienen grado de dificultad de primera línea mundial, pero nadie es infalible. Luego de un loable 14.166 en su ejecución más compleja (5.600 de partida), sufrió una caída en el segundo en el que tras la penalidad solo recibió 12.833 y despedirse con discretos 13.499 en definitiva. Ese salto salía con 5.400 de complejidad.

El rostro de Marcia lo dice todo, como también una laguna de respuestas que por el bien de la gimnasia artística merecen ser dadas con transparencia, independientemente de todos los análisis que deben y se harán con pertinencia.

Milena no tenía para más

Ciertamente la remera espirituana Milena Venegas ha hecho lo que ha estado a su alcance. Su calidad y andadura competitiva no le permiten ir más allá aún, en su condición debutante menos.

En la fase de cuartos de final cruzó la línea de meta en 8:25.26 minutos, a 35.62 segundos de la líder de esa regata, la rusa Hanna Prakatsen (7:49.64).

Sucede que contrario a lo que hubiésemos deseado, Venegas fue disminuyendo su ritmo de boga con cada nueva incursión. Algo pasó con la dosificación de sus fuerzas, pues luego del 8:03.00 inicial, bajó a 8:17.30 en la repesca, amén de no haber sido exigida al máximo, si se quiere.

Todavía le restan otras dos regatas, semifinales C/D y en dependencia de eso un trazado de consuelo, pero tocará trabajar bien fuerte en lo adelante para ver si en próximas incursiones la singlista peso abierto de 24 años puede soñar con aproximarse al séptimo escaño de Mayra González en la edición de Sidney 2000, performance más notorio del remo femenino antillano bajo los cinco aros.

Voly de playa: los errores se pagan caro

Aciago el debut competitivo de la dupla de voleibol de playa de Leila Martínez-Lidianny Echevarría. Parecían estar en un nivel cualitativo similar al de sus oponentes australianas Taliqua Clancy-Mariafe Artacho, quizás solo en desventaja por muchos menos partidos de rigor.

Pero la arena, y los errores no forzados empantanaron a las nuestras, muy inferiores en definitiva y urgidas de mejrar varias cuestiones de cara a su próxima presentación frente a la dupla rusa el próximo miércoles 28 de julio.

A ese nivel usted no puede permitirse regalarles a sus adversarias 15 tantos por errores no forzados, de 42 que necesitaron para imponerse en sets corridos 21-15, 21-14 en apenas 40 minutos. Lo que hace un total del 35.71% del score concedido en regalías, verdaderamente inadmisible.

Eso no lo es todo. No agruparon bien las nuestras en el bloqueo, la defensa de campo no fluyó con la colocación y coordinación en acciones no tan difíciles, y el recibo dio al traste con una mayor efectividad al ataque. De hecho, sufrieron cuatro puntos directos por dicho concepto.

Seis servicios fallados, e incluso un punto menos por ataque (20-21), su principal recurso sobre la duela, completan la radiografía.

De no conseguir engranar la maquinaria con sumo dolor y la alforja de las expectativas diluidas tocará decir alea jacta est…

Pese a no celebrar en grado superlativo aún ningún rendimiento antillano Tokio e está dejando un disfrute pleno. Termino de escribir estas líneas al borde de las dos de la madrugada, justo cuando la rutera Arlenis Sierra está pugnando a puro pedal por mejorar su escaño 28 de Río de Janeiro 2016, y me despido con el sabor de haber degustado la jornada de natación, una vedette de los eventos múltiples (junto con el atletismo) y en la cual el récord mundial del 4x100 metros libres de Australia (3:29.69 minutos), devino lo más prominente. Bronte Campbell (parcial de 53.01 segundos), Meg Harris (53.09), Emma McKeon (51.35), y Cate Campbell (52.24), hicieron el deleite de todos.

Una lástima que el graderío del Centro acuático de Tokio estuviese vacío.

En la cuerda de lo inédito el triunfo en los 400 metros libres del tunecino Amhed Hafnaoui (3:43.36), relegando al australiano Jack Mc Laughlin (3:43.52) y el estadounidense kieran Smith (3:43.94).

El medallero, por su puesto amigos míos, no podía faltar. Al momento de publicar estas líneas 33 naciones habían conseguido al menos una presea. Cuba aún no inaugura el medallero que comandan los anfitriones japoneses (3-1-0), China (3-0-2), Estados Unidos (1-2-4), Australia y Rusia (1-1-1), todos pesos pesados del movimiento del músculo a nivel global.

Ahora sí, hasta dentro de unas horas.

Milena Venegas ha remado hasta donde sus posibilidades y nivel le han permitido.
La cuarteta australiana, con las hermanas Campbell como bujías, destrozó el récord mundial del 4x100 libres.
Marcia se despide de Tokio con tristeza por no haber materializado un mejor rendimiento. Foto: Cortesía del Colega Raúl Rodríguez, enviado especial de la Radio cubana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video