DE LA TELEVISIÓN: Al son de los cortometrajes

DE LA TELEVISIÓN: Al son de los cortometrajes
Fecha de publicación: 
19 Enero 2021
0
Imagen principal: 

Los asesinos.

Factura. Buena factura. Esa ha sido una de las asignaturas pendientes de buena parte de la producción dramática de la Televisión Cubana. De hecho, es también una de las razones (una entre muchas más, el tema amerita un comentario) de que el teledramatizado cubano (pionero en la región) no pueda competir en un mercado continental dominado por brasileños, mexicanos y colombianos. Con tanta tradición, con tanto talento, Cuba debería posicionarse mejor.

Si muchas de las producciones nacionales han atraído al público ha sido por la contundencia de las historias, por la cercanía contextual, o por la empatía con los elencos. Pocas veces los productos convencen por su entramado visual.

Pero algo está cambiando. RTV Comercial, la empresa productora y comercializadora del ICRT, colabora desde hace un tiempo con la creación de teleseries y unitarios de disímiles géneros. Y aunque todavía no se puede hablar de consolidados estándares de calidad en las puestas en pantalla, es notable el salto cualitativo. Las temporadas de Lucha contra bandidos son un ejemplo.

Y tenemos una muestra más los martes en la noche, cuando Cubavisión transmite cortometrajes de ficción realizados por talentosos directores. Son un paquete que recrean la obra de célebres escritores: Italo Calvino, Ernest Hemingway, Anton Chéjov... a los que se suma la cubana Mylene Fernández.

Aplausos para la iniciativa. Primero porque socializa un patrimonio literario significativo (ojalá se cumpliera eso de que el disfrute de un audiovisual estimula la búsqueda de la obra que lo inspiró). Y en segundo lugar por la sensible mejoría en todos los apartados técnicos (y artísticos) de las puestas.

El cortometraje del pasado martes, Los asesinos, versión de Yeandro Tamayo de un cuento de Hemingway, exhibe credenciales a la altura de las de buenas producciones de los grandes televisoras del mundo. Y hubo arte. Porque la televisión tiene que aspirar siempre a la indiscutible concreción estética.

En Los asesinos se consigue la atmósfera a golpe de acertada integración de fotografía, diseños, iluminación y banda sonora. Dirección de arte, consagrada a la inspirada recreación de una de las épocas más asumidas por el audiovisual universal: los años cincuenta del pasado siglo.

Una lección para los que afirman que en Cuba no se puede hacer producciones de época.

Está claro que hacen falta recursos (la televisión cuesta, y no poco), pero hace falta también sensibilidad y profesionalidad.

Ese es el camino: hay que ir tanteando para descubrir nuevos esquemas de producción. No conviene cederle todo el terreno a la producción dramática extranjera. No, si hay tanta historia y potencial aquí.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video