Añadir nuevo comentario

Ahora, con el desplome económico, y la política de cero publicación, resulta casi tonto hablar de esto, pero el hábito de lectura se perdió por una razón fundamental, aunque no única: Por el capricho de publicar libros de guerra, ensayos, historia, y en general temas (principalmente de no ficción) para nada interesantes a los lectores, sobre todo jóvenes y adolescentes. Ya lo decía Agustín de Rojas hace años, la idea de que si publicas lo que no gusta, asegurándote de que no haya lo que gusta, es profundamente incorrecta. Lo que va a suceder no es que lo que publicas va a gustar, sino que las personas van a buscar lo que sí les gusta. O van a dejar de leer, que fue lo que sucedió. La perdida del hábito de lectura es responsabilidad de las editoriales cubanas y de los que deciden lo que se publica.
jd@gmail.com
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.