La sequía y las restricciones a la exportación dificultarán el suministro de alimentos básicos en 2024

La sequía y las restricciones a la exportación dificultarán el suministro de alimentos básicos en 2024
Por: 
Fecha de publicación: 
26 Diciembre 2023
0
Imagen principal: 

FOTO DE ARCHIVO: Campo de trigo antes de la cosecha anual cerca de Moree, Australia, 27 de octubre de 2020. REUTERS/Jonathan Barrett/File Photo

Los elevados precios de los alimentos en los últimos años han impulsado a los agricultores de todo el mundo a plantar más cereales y oleaginosas, pero los consumidores se enfrentarán a una oferta más escasa hasta bien entrado 2024, debido a las adversas condiciones meteorológicas provocadas por El Niño, las restricciones a la exportación y el aumento de las obligaciones en materia de biocombustibles.

Los precios mundiales del trigo , el maíz y la soja —tras varios años de fuertes subidas— se encaminan a registrar pérdidas en 2023 por el alivio de los embotellamientos en el mar Negro y los temores a una recesión mundial, aunque los precios siguen siendo vulnerables a las perturbaciones de la oferta y a la inflación alimentaria en Año Nuevo, según analistas y operadores.

"El panorama de la oferta de cereales mejoró sin duda en 2023, con mayores cosechas en algunos de los lugares clave. Pero todavía no estamos fuera de peligro", dijo Ole Houe, director de servicios de asesoramiento de la correduría agrícola IKON Commodities en Sídney.

"Tenemos previsiones meteorológicas de El Niño hasta al menos abril-mayo, es casi seguro que Brasil va a producir menos maíz, y China está sorprendiendo al mercado comprando mayores volúmenes de trigo y maíz en el mercado internacional."

EL NIÑO Y LA PRODUCCIÓN ALIMENTARIA

Se prevé que el fenómeno meteorológico de El Niño, que este año ha traído la sequía a grandes zonas de Asia, continúe en la primera mitad de 2024, poniendo en peligro los suministros de arroz, trigo, aceite de palma y otros productos agrícolas en algunos de los principales exportadores e importadores agrícolas del mundo.

Comerciantes y autoridades prevén un descenso de la producción arrocera asiática en el primer semestre de 2024, ya que es probable que las condiciones secas de siembra y la disminución de los embalses reduzcan los rendimientos.

La oferta mundial de arroz ya se redujo este año después de que el fenómeno meteorológico de El Niño mermara la producción, lo que llevó a India, con diferencia el mayor exportador mundial, a restringir los envíos.

Mientras otros mercados de cereales perdían valor, los precios del arroz subieron en 2023 hasta alcanzar su nivel más alto en 15 años, y las cotizaciones en algunos centros de exportación asiáticos ganaron entre un 40% y un 45%.

La próxima cosecha de trigo de la India también se ve amenazada por la falta de humedad, lo que podría obligar al segundo mayor consumidor mundial de trigo a recurrir a las importaciones por primera vez en seis años, ya que las existencias nacionales en los almacenes estatales han caído a su nivel más bajo en siete años.

AGRICULTORES AUSTRALIANOS

En abril, los agricultores de Australia, segundo exportador mundial de trigo, podrían plantar su cosecha en suelos secos, después de que meses de intenso calor frenaran el rendimiento de la cosecha de este año y pusieran fin a una racha de tres cosechas récord.

Es probable que esto impulse a los compradores, entre ellos China e Indonesia, a buscar mayores volúmenes de trigo de otros exportadores de Norteamérica, Europa y la región del mar Negro.

"La situación de la oferta (de trigo) en la actual campaña agrícola 2023/24 es probable que se deteriore en comparación con la temporada pasada", escribió Commerzbank en una nota.

"Esto se debe a que es probable que las exportaciones de importantes países productores sean significativamente menores."

En el lado positivo para los suministros de grano, se espera que la producción sudamericana de maíz, trigo y soja mejore en 2024, aunque el tiempo errático en Brasil está dejando algunas dudas.

En Argentina, las abundantes precipitaciones en las zonas agrícolas impulsarán la producción de soja, maíz y trigo en el país, uno de los mayores exportadores de grano del mundo.

Según la Bolsa de Cereales de Rosario (BCR), el 95% del maíz sembrado y el 75% de la soja se encuentran en condiciones "excelentes a muy buenas", gracias a las lluvias caídas desde finales de octubre en la región pampeana.

Brasil se prepara para una producción agrícola casi récord en 2024, aunque las estimaciones de producción de soja y maíz del país se han reducido en las últimas semanas debido al tiempo seco.

También es probable que la producción mundial de aceite de palma caiga el año que viene debido a la sequía provocada por El Niño, lo que contribuirá a que los precios del aceite de cocina caigan más de un 10% en 2023. El descenso de la producción se produce en medio de expectativas de una mayor demanda para fabricar biodiésel y aceite de cocina a base de aceite de palma.

"Vemos más riesgo de precios al alza que a la baja", dijo CoBank, una de las principales entidades crediticias del sector agrícola estadounidense.

"Los inventarios mundiales de existencias de granos y oleaginosas son ajustados según medidas históricas, el hemisferio norte probablemente tendrá un fuerte patrón climático de El Niño durante la temporada de crecimiento por primera vez desde 2015, el dólar debería continuar su reciente caída y la demanda mundial debería volver a su tendencia de crecimiento a largo plazo." 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.