¿Y Beethoven qué hubiera dicho?

¿Y Beethoven qué hubiera dicho?
Fecha de publicación: 
6 Septiembre 2021
1
Imagen principal: 

Foto: tomada de BBC

Profundamente sordo, al menos en sus años finales, el compositor de la Sonata Claro de Luna es probable que hubiera permanecido impertérrito al comenzar a tocar la orquesta Nexus interpretando la BeethovANN 10.1.

Se trata de una pieza que él empezara a componer y que la inteligencia artificial ahora completó.

 

 

Es totalmente imposible siquiera imaginar la expresión de su rostro huraño y marcado por la viruela al enfrentarse a la partitura cuya conclusión promoviera el violonchelista Florian Combo.

Lo que sí es factible asegurar, sin pretender con esto demeritar lo conseguido gracias a la tecnología, que ni pasión, ni ira, ni amor, ni odio, ni absolutamente ningún sentimiento humano medió en la receta.
Fue con el programa ANN, Red Neuronal Artificial, que pudo completarse la obra.La computadora encargada de hacerlo fue “alimentada” con los 16 cuartetos de cuerda de Beethoven y a partir de ahí consiguió enlazar, eligiendo entre millones de probabilidades, notas “deduciendo” lo que el músico pudo haber querido comunicar.

El resultado fue la sinfonía BeethovANN 10.1., de unos cinco minutos de duración, y estrenada hace unos días por la orquesta Nexus, en una sala de Lausana, Suiza.

Este reciente acontecimiento, multiplicado por numerosas agencias noticiosas, pudiera avivar el debate nunca cerrado sobre hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial y cuánto es posible y hasta ético que sustituya la mano y el alma humanas.

 


Foto: tomada de xataka.com

Tanto ha “parido” la inteligencia artificial en los últimos años que ya hay software elaborando materiales periodístico  ellos solitos, como es el caso de Gabriele, que desde hace unos dos años redacta noticias para la agencia EFE; existe ya un robot, creado por la universidad tecnológica de Singapur, capaz de percibir el dolor por una lesión y de reparar la herida igual que un sistema biológico , y, muy recientemente, en Tokio 2020, pudieron verse los robots T-TR1 cuy función era ayudar a los deportistas, voluntarios y visitantes durante los Juegos Olímpicos.

Sin dudas, la Inteligencia Artificial –que en realidad no es algo muy reciente, las bases teórico-matemáticas de las redes neuronales artificiales tienen más de treinta años de creadas-  pero que se ha “mandado a correr” en la última década- impactando de manera decisiva en el mundo empresarial –con sus cosiguientes impactos en términos de empleo-, y, engeneral, en todos los ámbitos de la vida.

De la mano de la computación cuántica, la Inteligencia Artificial anda revolucionando muchos espacios al minimizar errores, garantizar precisión, ahorrar tiempo, proponer soluciones… acompañada de aplausos, pero también de ceños fruncidos.

Porque, a ciencia cierta, no es posible calcular su alcance y riesgos. Se especula sobre la llegada de un supuesto momento llamado de la singularidad tecnológica, aquel en que el desarrollo tecnológico sea tal que resulte inédito e incomparable con todo lo anterior ya que las máquinas igualarían o superarían la inteligencia humana.

Mientras muchos continúan intentando encontrarle un freno a la maldita pandemia que hoy azola al planeta, también hay quienes andan cavilando sobre cómo situarle límites éticos a la Inteligencia Artificial y a los robots.

 


Foto: tomada de xataka.com

En esos intentos de poner frenos, vuelven aquellas leyes de la robótica formuladas por el visionario Isaac Asimov: 

-Un robot no hará daño a un ser humano ni, por su inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.
-Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas entran en conflicto con la primera ley.
-Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que no entre en conflicto con la primera o la segunda ley.

En tanto avanza la ciencia, nunca sabremos si Beehtoven habría admitido la sinfonía BeethovANN 10.1 como suya regalándole un aplauso, o hubiera dado la espalda, alejándose mientras agitaba su cabeza melenuda y genial.

 


Foto: Getty Images

 

Comentarios

De ética no tiene ni un pelo hacer esto
esequiel.zamora@nauta.com.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video