Maylin del Toro: El precio de la entrega en cada kumi (+videos)

Maylin del Toro: El precio de la entrega en cada kumi (+videos)
Fecha de publicación: 
19 Junio 2021
0
Imagen principal: 
Maylin del Toro confía en llegar en forma óptima a Tokio, lid para la cual aparece en el séptimo escaño del ranking. Foto: ijf.org

El Coronavirus ha sacado todo de su sitio. Ha llegado para alterar el equilibrio universal y el deporte no ha estado ajeno a su voraz azote.

En el caso del judo, ha sido un año con una tensa situación epidemiológica en ambos planteles, además de fogueo internacional bien reducido e interrupciones en la preparación.

Sin afán de justificar rendimientos, como los del recién finalizado Mundial de Budapest, en el cual por primera vez desde 1986 nos quedamos sin preseas. Entonces, en justa solo femenina disputada en la holandesa ciudad de Maastricht, no presentamos exponente.

De vuelta al presente, mucha alerta ha despertado el rendimiento global en Budapest, pero también mucha crítica sobre la base del desconocimiento, de sopesar la forma en que nuestros judocas llegaron a ese escenario y todo el esfuerzo puesto en cada combate, en cada kumi.

Entonces, CubaSí se acercó a Maylin del Toro, séptima de la división de 63 kg y segunda de mejor rendimiento tras el quinto escaño de Idalys Ortiz (+78). Del Toro (4 388 puntos), atesora el séptimo puesto en el ranking de clasificación olímpica luego de adicionar 520 por su performance en la capital húngara:

Teniendo en cuenta todas las complejidades, y tras el Mundial, ¿Cómo evalúas tu estado actual?

“Puedo decirte que aún después del Mundial no estamos al 100% de nuestras capacidades. Llevo un año sin competir al máximo nivel, sin hacer prácticamente nada… Fuimos a la gira por Europa donde estaban proyectados tres eventos, pero no pude competir pues me contagié con la Covid-19.

Eso significa perder los certámenes, campos de entrenamiento, combates, puntos para el ranking. Gracias a Dios me mantengo clasificada y con la ayuda de los entrenadores y el colectivo médico durante el último mes elevamos mucho los niveles de preparación desde mi punto de vista con el formato de burbuja aplicado en el Cerro Pelado.

Principalmente para llegar óptimas a Tokio. Y una vez allí ir ganando combate a combate. Los entrenamientos bien fuertes, compartidos con el equipo masculino lo cual es de gran ayuda pese a no contar con todos los ukes (parejas de randoris) necesarios, pero entre todos nos estamos apoyando y con la mente positiva siempre, enfocadas en nuestro objetivo que es lo más importante”.

Después de una temporada muy estable en 2019, ¿Qué necesitas para volver a alcanzar ese nivel?

“Sinceramente por todas las afectaciones se tornará un poco difícil, pero todo parte de la psiquis. Si se es positivo todo irá sucediendo. En mi caso inicié de abajo en la pirámide y poco a poco fueron llegando los resultados y mi ascenso progresivo.

Ciertamente ha habido otros judocas con muchas más competencias, posibilidades de entrenamiento conjunto con otros países. Lamentablemente nosotros no. Tenemos que desarrollarnos con lo que tenemos acá en Cuba y esa siempre ha sido la base del prestigio de nuestro judo.

Pudiera decirse que, a pesar de no poder tener ese roce con el resto de la élite universal, no lo hemos necesitado del todo. Con lo poco que tenemos siempre llegamos a fajarnos, alcancemos el podio o no. Todo el mundo habla bien de las judocas cubanas.

Se trata de luchar por los sueños con lo que se tiene”.

 

¿Después del Coronavirus el aspecto físico?

“Físicamente bien, ha sido un proceso largo, pero me he ido reponiendo de a poco. Psicológicamente aún un tanto afectada por el tiempo tan prolongado sin medirme a ese nivel y las sensaciones de inseguridad que ello representa.

Aunque uno no quiera, esa gira perdida, esas tres competencias inciden. Dejas de ver a los rivales en el tatami y luego desconoces qué técnica o plan táctico pudieran estar diseñando para enfrentarte.

En este minuto, a pesar de haber peleado contra algunas de las mejores de mi división, se desconocen elementos sobre el judo de ellas, y de otras no tan bien posicionadas en los escalafones más aún.

Reitero que todo pasa por tener mente positiva y entrenar, entrenar, entrenar.

Que confíen, no tengo dificultades ningunas con el peso, que es otra cuestión que a veces golpea a los atletas de deportes de combate. Resta poco tiempo, pero la mentalidad de trabajar duro está, y las metas individuales y colectivas bien definidas también”.

Maylin optimiza su forma física con circuitos intensivos frente a varios ukes en la burbuja del Cerro Pelado. Videos: Del autor.

Maylin es una atleta espigada para su categoría. Por tal razón se le dan mejor las llamadas técnicas de hombro, y las de cadera.

No ha navegado con suerte en este 2021, en el que al máximo nivel ostenta saldo de 3-5 en relación victorias-derrotas, que redondean un total de 75-44 desde el 2009 a la fecha, para un 63% de efectividad según el sitio especializado www.judoinside.com.

Maylin ansía con todas sus fuerzas inscribirse entre las grandes del judo antillano como la titular de los 66 kg en Barcelona 1992, Odalys Revé; o la multilaureada Driulis González, bronce de los 63 en Atenas 2004, cuando ya contaba en su alforja con tres preseas en los 56-57 bajo los cinco aros, incluido el cetro de Atlanta 1996.

Triunfo, un vocablo que Maylin se repite una y otra vez mientras encara cada repetición de sus rutinas de ejercicios. Uno que no pudieron pronunciar en ese excelso panorama otras buenas judocas de esa división como Kenia Rodríguez (Sydney 2000); Yaritza Abel (Londres 2012); o Maricet Espinosa (Río 2016).

 

Maylin en su pleito frente a la francesa Clarisse Agbegnenou, frente a quien exhibe dos derrotas en igual número de pleitos.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video