CRÓNICA BIEN CORTA: Vivir en Macondo

CRÓNICA BIEN CORTA: Vivir en Macondo
Fecha de publicación: 
6 Marzo 2022
0
Imagen principal: 

El gran Gabriel García Márquez cumpliría este domingo 95 años.

Mi padre me puso un día en las manos un ejemplar de Cien años de soledad y me dijo: «es hora». Yo tendría unos 13 años y esa obra significó mi tránsito de una literatura infantil y juvenil a las lecturas mayores. Me leí la novela en dos días: almorzaba y comía con el libro al lado. No hice otra cosa ese fin de semana. Cuando terminé, mi padre me miró orgulloso: «ya formas parte de una legión, ya eres ciudadano de Macondo».

Con los años conocí a decenas de conciudadanos. Gabriel García Márquez había creado un espacio común que trascendía la geografía y el tiempo. Después leí todas las novelas del Gabo. Todas. Y buena parte de su periodismo antologado. Pero solo he regresado de cuando en cuando a dos de sus novelas: Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera. Es una especie de ritual: las releo cada cinco o seis años. Y cada relectura es un reencuentro con el adolescente que fui.

Mi padre me decía: «el ciudadano de Macondo, viva donde viva, tiene que regresar cada cierto tiempo. Hay que renovar el pasaporte».

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.