Salud mental y alto rendimiento: reto para grandes

Salud mental y alto rendimiento: reto para grandes
Fecha de publicación: 
10 Octubre 2021
0
Imagen principal: 

Gimnasta Simon Biles. Foto: AFP

Desde 1994 la Organización Mundial de la Salud decretó el 10 de octubre como Día Mundial de la Salud Mental, una jornada que enfatiza en las formas de luchar contra afecciones como el estrés, muy vinculado al deporte de alto rendimiento.

Cada vez más atletas de élite reconocen algún padecimiento de este tipo. El caso de la gimnasta Simone Biles durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 es el más reciente ejemplo, pero no el único.

La estrella del equipo estadounidense se “desmoronó” en medio de una cita en que partía como favorita para brillar. La mujer perfecta de la gimnasia artística levantó su voz y confesó no poder con la presión competitiva, se mostró humana hasta la médula. Fue el más vivo ejemplo de lo que padecen a quienes convertimos en ídolos.

La tenista japonesa Naomi Osaka había dado señales similares desde que abandonó el torneo Roland Garros en junio pasado… El más grande deportista olímpico, el nadador estadounidense Michael Phelps, declaró en 2014 que tuvo momentos en que no quería vivir.

«No quería nadar más, ni siquiera quería vivir más. Entonces pensé en el suicidio», dijo poco después de poner fin a su carrera tras la cita estival de 2016 en Río de Janeiro. Y no ha sido el único con tales pensamientos.

Temor a enfrentarse a una competición, poca asimilación del fracaso y el miedo a defraudar a sus seguidores son problemas de los más comunes.

Otro que acaba de reconocer sus temores es el velocista estadounidense Michael Johnson. El cuatro veces campeón olímpico y ocho en lides mundiales asegura que «el aspecto mental puede anular totalmente el aspecto físico, incluso del mejor competidor».

El Pato Jhonson, como lo apodaron, recuerda que llegó a los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 luego de dos años sin perder una carrera en los 200 metros. Y unos días antes de presentarse en la cita se intoxicó con comida.

Eso desató una incertidumbre reflejada en inseguridad y apenas llegó a cuartos de final en una competencia de la cual era claro favorito. La depresión le afectó. Todavía califica ese suceso como la mayor decepción de su carrera, aunque luego vinieron muchos triunfos.

«La salud mental es un problema que nos afecta a todos. No es algo que se pueda diagnosticar y analizar en tiempo real desde la cabina de transmisión o en las redes sociales. Tenemos que escuchar», asegura y llama a no olvidar en un “cajón” el tema, que afecta a todas las personas, y a veces de manera especial a los deportistas de élite.

JIT indagó sobre el tema con una especialista del Instituto de Medicina del Deporte de Cuba. Zolia Betanco, recién graduada como Máster en Sicología del Deporte, comenta que las causas del estrés en un atleta pueden ser tan variadas como las propias individualidades.

Aunque generalmente las crisis están relacionadas con un evento exigente y el cumplimiento de altas expectativas, la experta opina que el miedo al fracaso es quizá producto del propio estrés, pero asociado a dificultades autovalorativas, la autoconfianza o la percepción de la autoeficiencia.

«Personalmente no considero que evitar el estrés sea la solución. Eso en ocasiones solo provocaría que surja con más fuerza. Lo más efectivo es brindar recursos que sean propicios para desde las individualidades manejar con más efectividad el distrés (estrés negativo)», afirma Zoila, quien actualmente labora con el equipo nacional de tiro con arco.

Respecto al trabajo sicológico para el deportista de alto rendimiento lo considera fundamental. «Muchas veces es el elemento que marca la diferencia cuando los aspectos físicos y técnicos son muy parejos entre dos competidores» remarca.

«No obstante, la preparación sicológica por sí sola no mejora el rendimiento si las restantes preparaciones no han sido desarrolladas con efectividad. Con la interrelación del trabajo físico, técnico, táctico y sicológico se logra el alto rendimiento deportivo», asegura.

El tema es rico, diverso y tan variable como la misma individualidad del ser humano. Daría para muchos materiales interesantes, pero lo más importante es tener en cuenta su importancia no solo para la vida común, sino también para el atleta de élite. Y vale la pena recordarlo en el Día Mundial de la Salud Mental.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video