Rechazo a declaraciones agresivas de EE.UU. hace 60 años

Rechazo a declaraciones agresivas de EE.UU. hace 60 años
Fecha de publicación: 
27 Septiembre 2022
0
Imagen principal: 

El 29 de septiembre de 1962 se hizo pública la declaración del Consejo de Ministros del Gobierno Revolucionario de Cuba, en respuesta a una resolución conjunta del Congreso estadounidense que autorizaba al presidente John F. Kennedy el uso de las armas contra la Isla si esta extendía actividades subversivas o agresivas a cualquier parte del hemisferio occidental y creaba una capacidad militar de apoyo externo que pusiera en peligro la seguridad de Estados Unidos.

Además, se acusaba a nuestro país de desarrollar grandes capacidades militares que amenazaban a las naciones de la región a favor de los supuestos intereses hegemónicos del comunismo internacional.

La declaración afirmó que la Isla jamás utilizaría sus medios legítimos de defensa con fines agresivos que pusieran en peligro la seguridad de EE.UU. y señalaba que si el gobierno del país del Norte no albergara intenciones agresivas contra nuestra patria, no le interesaría la cantidad, calidad, o clase de nuestras armas.

También señaló que si Washington fuese capaz de dar garantías efectivas y satisfactorias con respecto a la integridad de nuestro territorio y cesara en sus actividades subversivas y contrarrevolucionarias, Cuba no necesitaría fortalecer su defensa, no necesitaría siquiera ejército, y todos esos recursos que ello implica los invertiríamos gustosamente en el desarrollo económico y cultural de la nación.

Esta ofensiva mediática y política anticubana no era un hecho aislado y sí se correspondía con un plan al estilo de la invasión mercenaria de Playa Girón, derrotada el año anterior, clonada a grandes rasgos en la Operación Mangosta aprobada el 30 de noviembre de 1961 por el entonces mandatario Kennedy y su hermano Robert, fiscal general, con la que esperaban sacarse la espina de Girón y en menos de un año derrocar la Revolución.

Precisamente para finales de septiembre debían iniciarse, de acuerdo con Mangosta, alzamientos contrarrevolucionarios en todo el país y generalizarse acciones de sabotajes y ataques a unidades militares, mientras que en el ámbito internacional se desarrollarían campañas políticas y mediáticas con el apoyo de la OEA y países vasallos de La Unión para justificar una intervención militar estadounidense para el mes de octubre, acciones que fueron neutralizadas por los Órganos de la Seguridad del Estado y las FAR con el apoyo del pueblo.

A partir de la década de 1970, se desclasificaron la Operación Mangosta y otros planes contra el territorio nacional que demostraron fehacientemente la razón del entonces presidente cubano Osvaldo Dorticós, quien el 8 de octubre de 1962 en la ONU denunció que el gobierno y el pueblo antillanos estaban plenamente convencidos de que se hallaban bajo la inminencia de una agresión militar del gobierno estadounidense y por lo tanto tenían el derecho a adquirir las armas que estimaran necesarias.

La Operación Mangosta tuvo que ser desechada finalmente por un acontecimiento inesperado para los estrategas estadounidenses: la Crisis de Octubre, por la existencia en la Antilla Mayor de cohetes atómicos soviéticos de alcance intermedio, establecidos por acuerdo de Cuba y la URSS debido, entre otros motivos, a los propios planes de invasión de EE.UU.

En ese complejo contexto histórico que prefiguró la Crisis de Octubre nuestro país hace 60 años libró el primer capítulo de la que sería una batalla diplomática y política, cuando Cuba respondió a aquellos intentos de amedrantar a nuestro pueblo con una resolución conjunta del Congreso estadounidense, que autorizaba la agresión y el genocidio contra la Patria.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.