Pompeya: mensajes de un pasado que regresa

Solapas principales

Pompeya: mensajes de un pasado que regresa
Por: 
Fecha de publicación: 
21 Noviembre 2020
0
Imagen principal: 

Los moldes de yeso in situ de los dos cuerpos encontrados en Pompeya. Foto de Luigi Spina Parque arqueológico de Pompeya (foto: Ansa)

Viéndolos así, la sangre parece que todavía palpita en las venas de esas manos apoyadas en el pecho, los dedos cruzados, el algodón de la túnica elevado sobre el vientre, parece como si el tiempo nunca hubiera pasado.
    
Son los cuerpos casi intactos de dos hombres, uno de unos cuarenta años envuelto en una cálida capa de lana y su joven esclavo, ya encorvado por las fatigas de la vida.
    
Se trata de la nueva y excitante revelación de Pompeya, fruto de una excavación que se prolongó incluso en estas duras semanas de vida en pandemia y que ANSA pudo documentar en exclusiva.
    
"Un descubrimiento verdaderamente excepcional", subraya el entusiasta director Massimo Osanna, que también ha encabezado la dirección general de los museos públicos desde septiembre de 2020. "Es que por primera vez en más de 150 años ha sido posible hacer moldes perfectamente acertados y precisos de las víctimas y de las cosas que tenían con ellos en el momento en que fueron golpeados y asesinados por los hirvientes vapores de la erupción del Vesubio", acota.
    
Un misterio aún parcialmente desvelado, aclara el arqueólogo, porque las excavaciones de los próximos meses probablemente nos dirán hacia dónde se dirigían estos dos hombres y, quién sabe, tal vez incluso aclaren más cuál fue su papel en la amplia y suntuosa residencia donde se han encontrado.
    
Pero, mientras tanto llega el aplauso del ministro de Cultura de Italia, Dario Franceschini, que habla de un descubrimiento "asombroso" y subraya su importancia "para todo el patrimonio cultural" del país.
    
El teatro del nuevo descubrimiento es la villa suburbana de Civita Giuliana, la exuberante finca de la época Augusta con terrazas que llegaban al mar en cuyos establos (era 2017), los arqueólogos del Parque Pompeya encontraron los restos de tres caballos de pura raza, uno incluso ataviado con una refinada silla de montar en madera y bronce y relucientes arneses, casi como si hubiera estado preparado para la inminente salida de su amo, con toda probabilidad, especula Osanna, "un comandante militar o un alto magistrado", quizás un exponente de los Mummii, una familia noble de la época imperial romana, ya que en la misma villa también se encontraron los restos de una muralla pintada al fresco con el nombre de un niño de ese grupo.
    
De hecho, refinada y elegante un poco como la famosa Villa de los Misterios o la Villa di Diomede que inspiraron tanta literatura de los últimos siglos desde Théophile Gautier hasta Sigmund Freud, la Villa del Sauro Bardato podría presumir de una ubicación asombrosa, inmediatamente fuera de las murallas de la ciudad, con exuberantes terrazas inclinadas desde las que se podía disfrutar de la encantadora vista del golfo de Nápoles y Capri.
    
Dividida en decenas de ambientes diferentes como era costumbre de las casas más ricas, contaba junto a los salones de recepción y los dormitorios más elegantes, también cuenta con un área de servicios eficientes, con los depósitos de aceite y vino y tierras extensas y densamente cultivadas.
    
Las primeras excavaciones aquí datan de 1907-1908 hechas por el marqués Giovanni Imperiali, entonces propietario de la tierra. Empero, poco después de haber excavado se volvieron a enterrar esas habitaciones sin dejar documentación adecuada.
    
Las excavaciones actuales, financiadas íntegramente por el Parque de Pompeya con 2 millones de euros, son el resultado de una operación conjunta con la Procura de Torre Annunziata, a cargo del fiscal Pierpaolo Filippelli y los carabineros, para bloquear a los ladrones de tumbas, que aquí han dejado amplios rastros de su actividad.
    
Después de la investigación en los establos desde enero de 2020, se están realizando excavaciones alrededor de una suerte de cripta muy larga construida debajo de una de las grandes terrazas. "También tuvimos suerte", dice Osanna, "porque el compartimento en el que encontramos los cuerpos de los dos hombres había escapado tanto de las excavaciones de principios del siglo XX como de los ladrones de tumbas".
    
Un entorno intacto y, por tanto, especialmente precioso.
    
Las últimas semanas han sido febriles. "Sentimos la presencia de vacíos en el manto muy duro de material piro-plástico y de ahí la sorpresa de los restos humanos", subraya Osanna todavía emocionado.
    
Se dieron así las condiciones óptimas para intentar conseguir máximos detalles de las víctimas, siguiendo la técnica desarrollada a mediados del siglo XIX por Giuseppe Fiorelli. El último intento se realizó en los años noventa del siglo XX, lamentablemente sin gran éxito. Esta vez el experimento fue un éxito total.
    
"El método también funcionó para los objetos que los dos llevaban consigo, que resultó ser un artefacto de lana, tal vez otra capa, tal vez una manta", apunta el experto.
    
Y los primeros estudios parecen haber identificado ya el momento del fin, el segundo día de la erupción, la mañana del 25 de octubre de ese fatídico 79 d.C. El amarillo de la identidad permanece. El director asiente y extiende los brazos, cita el precedente de la Villa di Diomede, donde las primeras excavaciones, a fines del 1700, devolvieron los restos de muchas personas, hombres, mujeres, niños que probablemente en esos ambientes subterráneos se sentían erróneamente a salvo del cataclismo Quién sabe, tal vez el hombre de la capa y el esclavo que estaba con él estaban tratando de llegar al resto de la familia, habiendo vigilado el exterior hasta el final.
    
El misterio permanece abierto por ahora. Osanna, que en unos meses dejará las instrucciones al próximo director, invita a la paciencia. "Ahora es fundamental continuar las excavaciones llevará tiempo, pero al final también la finca Sauro Bardato, así como la Villa di Diomede cuyas obras terminarán en primavera, podrán abrirse al público con todas sus fascinantes historias", se entusiasma.
    
Y en tiempos de pandemia, sonríe el arqueólogo, "la continuación de las restauraciones, excavaciones y estudios del pasado es una luz sobre el futuro". 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video