Nuevo protocolo médico contra la COVID-19 para el actual escenario

Nuevo protocolo médico contra la COVID-19 para el actual escenario
Fecha de publicación: 
23 Julio 2021
0
Imagen principal: 

Foto: Ismael Batista Ramírez

Cuba registra por estas fechas el mayor número de casos positivos a la COVID-19 desde el inicio de la pandemia. El Grupo Temporal de Trabajo para el control y prevención de la enfermedad actualizó el protocolo médico a ejecutarse en positivos, sospechosos y contactos.

   Según la investigación Equidad y respuesta del Sistema de Salud Nacional de Cuba ante la COVID-19: “Este protocolo es único y tiene carácter normativo y alcance nacional, es decir, se aplica en todas las instituciones sanitarias del país en todos los niveles de atención.

   No obstante, es flexible para que se pueda adaptar de acuerdo con el estado clínico de cada paciente y su evolución, y se actualiza sistemáticamente según las nuevas evidencias científicas sobre el SARS-CoV-2 y la COVID-19 que surgen en Cuba y el mundo”.

   El protocolo sigue contando con dos escenarios claves: uno preventivo y otro de atención a pacientes contagiados con el virus. También persisten las acciones que se inician en el nivel primario de salud y se mantienen aquellas a realizarse en los centros destinados al aislamiento de positivos, así como todo lo referente al actuar médico en cada caso.

Hace unos meses, para el tratamiento a contactos de confirmados se procedía al ingreso en centro de aislamiento durante 14 días. De resultar negativa la prueba diagnóstico, realizada al quinto día, se daba el alta médica y de ser positiva, se avanzaba a otra etapa del protocolo.

   Sin embargo, en aras de optimizar los recursos que el país ha dispuesto para el enfrentamiento a la pandemia, el protocolo actual plantea el aislamiento domiciliar durante 14 días bajo una estricta vigilancia epidemiológica que permita monitorear la aparición de síntomas.

   Esta medida conlleva una enorme responsabilidad social por parte del personal de salud en las comunidades y de los propios aislados que deben cumplir con la indicación de quedarse en casa, sin vacilación.
   Todos los pacientes con sintomatología asociada a la enfermedad eran aislados o ingresados en dependencia de la gravedad. Ahora los pacientes confirmados de bajo riesgo también permanecerán en ingreso domiciliar donde recibirán la atención correspondiente.

   Los casos positivos de bajo riesgo que presenten síntomas moderados, los de mediano y alto riesgo sí serán hospitalizados en las instituciones.

   Con respecto al ingreso domiciliar se conoció que no podrán realizarlo aquellas personas que su vivienda no cumpla con las condiciones necesarias para el aislamiento y tratamiento.

   Tampoco podrán ingresar en casa quienes formen parte de familias disfuncionales, su consultorio se encuentre a una gran distancia y les sea de difícil acceso para que se imposibilite el seguimiento clínico diario.

   Embarazadas y puérperas, menores de 12 años, niños de 12 a 18 años con patologías crónicas asociadas y pacientes con enfermedades crónicas no podrán quedarse en ingreso domiciliar.

   Para comenzar con el tratamiento contra la COVID-19 era necesario que el test de Reacción en cadena de la Polimerasa (PCR por sus siglas en inglés) diera positivo, con el nuevo proceder, si una persona posee síntomas y el test de antígeno resulta positivo, se le aplica la medicación de forma rápida sin esperar por la confirmación del PCR.

   Los criterios de alta clínica de un paciente confirmado dependían de su condición como estable y afebril durante más de 3 días, respiración regular y frecuencia respiratoria normal, conciencia clara, entre otros factores.

   Además, las imágenes de pulmón debían mostrar una mejora significativa sin signos de disfunción orgánica y dos pruebas PCR tenían que dar negativo.

   El nuevo actuar agiliza los procesos. El ministro de Salud Pública José Ángel Portal Miranda explicó que, quienes continúen siendo positivos a la COVID-19 por 14 días o más, si están bien clínicamente, serán dados de alta con seguimiento en el hogar. “Tras 14 días de haber sido confirmados el riesgo de transmisión de la enfermedad es muy bajo”, aseguró.

Por otra parte, desde el comienzo de la enfermedad en el territorio nacional se han desarrollado estudios poblacionales en paralelo con la realización de PCR. Dichos estudios se redujeron debido a la elevada cifra de pruebas diagnósticos procesados de forma diaria.

   Ahora el propósito principal es controlar la pandemia que tiene una gran manifestación por la expansión de las nuevas cepas. Recordemos que la variante Delta tiene un mayor alcance de propagación, una persona enferma puede contagiar a más de seis.

   Por lo tanto, crear capacidades en las instituciones hospitalarias y centros de aislamiento para atender a las poblaciones más vulnerables constituye la tarea fundamental en el enfrentamiento a la enfermedad.

Una vez más se hace el llamado a la percepción de riesgo y peligro, junto a la responsabilidad ciudadana para garantizar la efectividad del ingreso domiciliar y así poder disminuir la transmisión de la COVID-19.

 

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video