Los olímpicos de Tokio duermen en camas de cartón

Los olímpicos de Tokio duermen en camas de cartón
Fecha de publicación: 
13 Julio 2021
1
Imagen principal: 

Autos eléctricos, aplicaciones robóticas, sistema de reconocimiento facial… Y camas de cartón.

Son parte de las singularidades de la villa que acogerá a miles de protagonistas de los Juegos Olímpicos de Tokio. De la excelencia tecnológica a la defensa de la sostenibilidad del medio ambiente.

Una visión ajustada al compromiso del Comité Olímpico Internacional (COI) con La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que más allá de su alcance práctico emite señales de compromiso igualmente expresadas desde otros ámbitos.

Lo de las camas no es una sorpresa, porque los organizadores anunciaron el proyecto antes de la posposición de la lid, pero aun así llama la atención que atípicas estructuras, conformadas por tres segmentos, satisfagan demandas tan exigentes.

Sus creadores han explicado que están fabricadas de cartón altamente resistente, capaz de soportar hasta 200 kilos de peso, y fueron avaladas tras exámenes que le asignaron el calificativo de «más fuertes que las de madera».

Su futuro post Juegos Paralímpicos, a disputarse después de los que comienzan el día 23, será la producción de papelería, a tono con una política de reúso también concebida para los colchones, hechos de poliéster y con destino final en la fabricación de plásticos.

Por ahora, cuando el recinto todavía está lejos de trabajar a plena capacidad, no se reportan incidentes. Y los expertos aseguran que no los habrá, porque tras su aparente fragilidad los muebles han demostrado la resistencia necesaria para soportar a los atletas más fornidos.  

Pero no por constituir su concreción más novedosa son las camas los únicos ejemplos de la vocación de reciclaje que hace peculiar la villa, más allá de las estrictas medidas contra la covid-19, incluido el testeo diario de sus “habitantes”.

Erigida a base de gigantescas torres de apartamentos, frente a la bahía de Tokio, la instalación cuenta con una plaza de más de cinco mil metros cuadrados distinguida por estructuras nacidas de unas 40 mil piezas de madera que serán desmontadas y reutilizadas.

Parques públicos y escuelas acogerán después los mil 300 metros cúbicos de ciprés y cedro llegados desde explotaciones sostenibles, donados por 63 municipios y convertidos en un amplio y multifuncional espacio inspirado en la tradicional arquitectura nipona.

Los techos son de acero recubierto por bambú, para mejorar el aislamiento térmico, y en los interiores se instalaron tuberías descubiertas por las que corre agua fría.

Varias fuentes sitúan en dos mil 400 millones de yenes (19 millones de euros) el costo de la plaza, ideada desde la convicción de que todos los materiales empleados sean reutilizados, a tono con una filosofía que también primó para las medallas.

Estas tienen como base “basura tecnológica” resultante de equipos donados, práctica de la que emergió igualmente el plástico utilizado en los podios de premiación.

Recordemos además que la antorcha olímpica se construyó con desechos de aluminio de las viviendas temporales utilizadas durante el último terremoto que azotó a Japón, otra muestra de que el deporte debe y puede reducir su impacto ecológico.

Comentarios

Japón,......un pais modelo,........porque tiene un pueblo modelo.
alfredog@ith.cu

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video