Guiños foráneos a la dictadura argentina

Guiños foráneos a la dictadura argentina
Por: 
Fecha de publicación: 
11 Septiembre 2021
0
Imagen principal: 

Henry Kissinger (izquierda), el otrora poderoso secretario de Estado norteamericano, junto al dictador argentino Rafael Videla (centro) en una imagen de 1978 (foto: Ansa)

Un nuevo filme que se estrena en Nueva York explora la complicidad global en la “guerra sucia” de Argentina durante la última y cruenta dictadura militar.
     
“Creo que es importante contar esta historia desde una perspectiva moralmente ambigua”, afirmó el cineasta suizo Andreas Fontana sobre “Azor”.
     
La dictadura militar argentina (1976-1983) implicó torturas, asesinatos y miles de desaparecidos.
     
Ahora, 45 años después, el cineasta Fontana recuerda en un filme los trágicos eventos históricos latinoamericanos para mostrar a los espectadores cómo diferentes personas y países, entre ellos Estados Unidos y varias naciones europeas, ayudaron a crear un estado internacional de terror.
    
“Creo que es importante contar esta historia desde una perspectiva moralmente ambigua”, dijo Fontana en una entrevista telefónica con NBC News sobre su primer largometraje, “Azor”, que se estrena en todo el país luego de ser presentado en el IFC Center de Nueva York.
    
“La historia de un banquero suizo que viaja a Argentina para reemplazar a un socio perdido arroja una red mucho más amplia que representa un sistema en el que muchos países diferentes se aprovecharon”, afirmó el director.
    
“Azor” está ambientada en 1980 y sigue a Yvan De Weil (interpretado por Fabrizio Rongione), un banquero privado de Ginebra que viaja casi 13.000 kilómetros con su esposa, Inés (Stéphanie Cléau) a Buenos Aires en el apogeo de los secuestros de la dictadura militar argentina.
    
Los espectadores conocerán a los clientes de alto valor neto del ex socio de De Weil y se adentrarán en la tensa atmósfera de una sociedad donde las indiscreciones políticas podían terminar en desapariciones abruptas.
     
“Un banquero puede ser respetable y elegante. Pero cuando miras el trabajo de De Weil, cómo hace negocios con los clientes, puede ser ambiguo”, dijo Fontana. “Y si se toma en cuenta la violencia de la dictadura argentina, entonces ya no es ambigua sino completamente turbia”.
    
Apenas dos meses después de que los militares tomaran el poder en Argentina el 24 de marzo de 1976, la policía secreta argentina se reunió con sus homólogos de otros cinco países de América Latina.
    
Esas reuniones con Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay permitió discutir la cooperación a largo plazo en un país respaldado por Estados Unidos, en una campaña que apuntaba a comunistas, socialistas y otros partidarios de la izquierda.
    
La campaña se basó en la colaboración internacional, incluido el uso de máquinas de cifrado suministradas por una compañía suiza propiedad en secreto de la CIA y la Agencia de Inteligencia de Alemania.
     
El filme también explora la participación del ejército francés, que enseñó y compartió tácticas de tortura.
Ioana Padilla, actriz de teatro argentina que interpreta a la hija de uno de los clientes de “Azor”, tenía 9 años cuando su mamá, Mercedes, fue secuestrada a la fuerza.
    
“Mi memoria no está clara si se la llevaron de casa o si la sacaron de un bar que frecuentaba”, recordó en una entrevista telefónica. “Siempre nos decían que nos fuéramos a la cama a las 9 de la noche, pero lo que recuerdo claramente es despertarme al día siguiente y ver el apartamento desordenado”.
    
La madre de Padilla desapareció el 20 de agosto de 1976.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video