Deporte Cubano en 2020: puertas cerradas al inmovilismo

Deporte Cubano en 2020: puertas cerradas al inmovilismo
Fecha de publicación: 
28 Diciembre 2020
0
Imagen principal: 

Osvaldo Vento Montiller, titular del Inder, ofrece un balance de lo acontecido este año, a pocas horas de despedirlo. Foto: Roberto Morejón

Aun sin aplausos desde las gradas y obligado a aceptar el aplazamiento de los momentos más esperados por sus exponentes, el deporte cubano cerró las puertas al inmovilismo durante un 2020 de trabajo diversificado y probada consagración.

Así lo asegura el presidente del Inder, Osvaldo Vento Montiller, quien dialogó con JIT sobre las principales aristas de esa labor, que consideró «expresión del sentido de pertenencia y la prioridad de que dispone una obra reconocida como derecho del pueblo».

¿Cuál sería el acercamiento más resumido de esta etapa?

Como el resto de los sectores sociales, terminamos un año mayoritariamente impactado por la COVID-19 y el despiadado acrecentamiento del Bloqueo Económico, Comercial y Financiero impuesto por Estados Unidos, que entre abril de 2019 y marzo de 2020 ocasionó al sistema deportivo cubano pérdidas cercanas a los 10 millones de dólares.

Aunque lamentamos la posposición de no pocos sueños, y debimos redimensionar nuestra labor en medio de limitaciones materiales, el quehacer en equipo generó respuestas a un reto sin precedentes.

Hablemos al respecto…

En cuanto al azote de la pandemia, el primer comentario debe dedicarse a quienes se sumaron a su enfrentamiento, dejando a un lado sus labores habituales ante las necesidades de los consejos de defensa en los diferentes niveles.

¿Por ejemplo?

Hablamos de especialistas del Instituto de Medicina del Deporte insertados en instituciones de salud, donde derrocharon profesionalidad en la llamada línea roja y otras muchas tareas; también de entrenadores, docentes, directivos y otros trabajadores que se erigieron pilares de escuelas convertidas en centros de aislamiento; y de otros muchos representantes del organismo que batallaron día y noche en escenarios diversos.

Nos referimos a quienes apoyaron la atención a personas aisladas, trabajaron duro en zonas de cuarentena, trasladaron a enfermos y sospechosos llegados desde el exterior y dijeron sí a otros requerimientos, generando opiniones muy favorables en las autoridades del Partido y el Gobierno en todas las provincias, quienes han definido a la familia del deporte como una tropa élite siempre dispuesta a las tareas más difíciles.

¿A nivel de atletas y entrenadores?

Las medidas de enfrentamiento a la enfermedad implicaron desconcentrar nuestras preselecciones nacionales y activar procesos de preparación ajustados al aislamiento de sus integrantes, planificados y seguidos a distancia por los colectivos técnicos en apego a lo diseñado desde nuestra Dirección General de Alto Rendimiento.

La concepción de esa labor, desarrollada en condiciones inéditas y no descritas en la literatura especializada, aportó un capítulo significativo en el orden de la metodología del entrenamiento, que permitió confirmar el nivel de nuestros estrategas, tal como demostraron los parámetros constatados en los atletas cuando fueron reagrupados.

¿Singularidades de ese proceso?

Se gestó desde una visión multidisciplinaria que una vez más puso de manifiesto las bondades de un sistema social que permite contar con médicos, sicólogos, fisioterapeutas, centros especializados y alianzas con otras instituciones.

Con esa óptica se generalizaron experiencias como el estudio sicológico originado en el Centro Provincial de Medicina del Deporte en Guantánamo, a fin de valorar los impactos del aislamiento en la población atlética de diferentes niveles; y nacieron piezas audiovisuales, conferencias y cursos online para la superación, materiales didácticos, trabajos periodísticos y otros que permitieron socializar saberes y orientaciones.

¿Qué otros saldos dejó la adecuación del trabajo a las peculiaridades enfrentadas desde marzo?

La vitalidad sostenida por el organismo, que en el ámbito de la enseñanza debió plantearse nuevas dinámicas marcadas por las teleclases y el resto de las orientaciones dictadas por el Ministerio de Educación.

Ante las restricciones que casi paralizaron el calendario competitivo mundial se desataron iniciativas en el espacio virtual, con certámenes de ajedrez, taekwondo y levantamiento de pesas; la celebración de Marabana y otras carreras por primera vez con esas características, así como otras manifestaciones del deporte para todos y eventos científicos de reconocido impacto.

¿Hacia lo interno?

Incluso en medio de la pandemia se impulsó el proceso de rescate, remozamiento y rehabilitación integral de instalaciones y otras instituciones, con ejemplos desde la base hasta el alto rendimiento.

Además se dieron importantes pasos en las propuestas de la Ley del Sistema Deportivo Cubano, la Estrategia Económica Post-COVID, el Programa de Desarrollo del Deporte, la Educación Física y la Recreación Física; la Estrategia del Béisbol, resultante de la consulta popular que aportó centenares de criterios; y el Decreto-Ley del Régimen Especial de Seguridad Social a los atletas activos categorizados y las glorias del deporte.

Simultáneamente se aplicaron cambios estructurales ajustados al perfeccionamiento del Inder; y mantuvimos un amplio y constante vínculo con la base, expresado en teleconferencias semanales y recorridos enriquecedores.

Logramos se hiciera realidad la 60 Serie Nacional de Béisbol, vivimos su Juego de Estrellas, compartimos las emociones del Día de la Cultura Física y el Deporte y concretamos el intercambio nacional en relación con el fútbol, primer momento para el diseño de una estrategia abarcadora.

¿Otras novedades?

En respuesta a indicaciones concretas del país, asociadas a su proyección económica, se diseñó y recibe seguimiento una estrategia de exportación de servicios surgida a partir de propuestas realizadas desde todos los territorios e intercambios con las federaciones nacionales de los diferentes deportes.

También se concretaron alianzas estratégicas con organismos e instituciones como los ministerios de salud pública e industria alimentaria, el ICRT y Biocubafarma, a fin de encadenar procesos productivos y abordar otras cuestiones tendientes a la generación de ingresos.

Se impone precisar, además, que se aprobaron las normas que sustentan la política de contratación de atletas, y se dieron los pasos exigidos por la Tarea Ordenamiento, con un considerable impacto en nuestro ámbito.

¿Otros pasos merecedores de ser mencionados?

El Inder ha trabajado en los órdenes jurídico, económico y de control interno, empeñado en pasar a una etapa superior. Y también en la labor con los cuadros, la economía y la comunicación institucional, que dejó entre sus saldos el inicio de la implementación de una nueva identidad visual.

Las relaciones con otros organismos e instituciones aportaron la actualización del convenio con el Ministerio de Educación, propiciador de más espacio para la actividad física en general.

Con las medidas higiénico-sanitarias demandadas por la lucha contra la COVID-19 situadas en la cima de las prioridades, sumamos algunos eventos o bases de preparación dentro y fuera de la Isla, a la vez que mantuvimos la actividad de nuestros colaboradores, especialmente en la hermana República Bolivariana de Venezuela, donde siguen escribiéndose hermosas páginas de compromiso con la obra de ambos pueblos.

¿Tokio un año más allá?

A pesar de que la posposición ejerció un protagonismo no deseado, creando incertidumbres, dudas y cuestionamientos sobre vaticinios y aspiraciones, porque 12 meses más pesan para todos, satisfacen los altos niveles de compromiso y motivación sostenidos entre nuestros atletas, liderados por sus figuras más emblemáticas, con el luchador Mijaín López a la cabeza.

Decimos adiós al 2020 con 41 clasificados para los Juegos Olímpicos y cuatro para los Paralímpicos, preparados para incrementar ambas cifras en certámenes eliminatorios y con el cierre de los rankings, según lo establecido por las diferentes federaciones internacionales.

Estamos convencidos de que nuestras delegaciones ratificarán a Cuba en la vanguardia mundial en uno y otro evento, donde otra vez defenderemos el deporte concebido por Fidel, cuyo legado nos acompaña permanentemente y a quien dedicaremos el aniversario 60 de nuestro organismo, el venidero 23 de febrero.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video