Belmondo y Delon, carreras paralelas y caracteres opuestos

Belmondo y Delon, carreras paralelas y caracteres opuestos
Por: 
Fecha de publicación: 
7 Septiembre 2021
0
Imagen principal: 

Los actores Jean-Paul Belmondo (izq) y Alain Delon ríen durante la inauguración del museo Paul Belmondo, dedicado al padre del primero, el 14 de septiembre del año 2010 en Boulogne-Billancourt, en los alrededores de París© AFP/Archivos Patrick Kovarik

Jean-Paul Belmondo, que falleció este lunes a los 88 años, y Alain Delon, dos monstruos sagrados del cine francés, tuvieron carreras paralelas y fueron amigos a la vez que rivales con caracteres diametralmente opuestos.

La revelación al público de ambos se produjo con seis días de diferencia, en marzo de 1960: Belmondo, de carácter insolente y con un físico ordinario, causó sensación en “Sin aliento” (también conocida como “Al final de la escapada”), de Jean-Luc Godard, mientras el público se extasió con la mirada aguamarina de Delon en “A pleno sol”.

Ambos jóvenes ya se habían conocido en el rodaje de “Una rubia peligrosa”. Como debutantes, interpretaban papeles de pequeños estafadores. Delon, más bien peleón. Belmondo, un tipo perdido y taciturno.

Los dos frecuentaban los mismos bares del barrio chic de Saint Germain des Près de París: “Entre nosotros, empezó una amistad que nunca menguó”, escribió Belmondo 60 años más tarde en su autobiografía.

Y sin embargo, “siempre nos opusieron, tratando de crear una adversidad para alimentar la leyenda”, agregó. “En realidad, éramos amigos, pese a una divergencia evidente de origen social. Su infancia fue tan triste, pobre y solitaria como la mía lo fue de feliz, burguesa y llena de amor”.

Belmondo nació en 1933 en el seno de una familia de artistas, en un acaudalado barrio a las afueras de París, y estudió en el conservatorio. Actor inclasificable, animal y enérgico, encarnó la generación de posguerra que quería celebrar la vida. Con su físico de quídam, se metía fácilmente en la piel del parisino descarado y bromista.

Nacido en 1935, Delon fue confiado a los 4 años tras el divorcio de sus padres a una familia de acogida, cuyo progenitor era guardia de prisión. En su época de pensionario, se fugó varias veces. Se enroló en la guerra de Indochina sin que nadie se lo impidiera. Sombrío, taciturno… Delon nunca disfrutó de la serenidad interior que conoció Belmondo.

En lo profesional, ambos hombres rivalizaron en taquilla, cada uno cultivando su imagen y encarnando los mismos roles de policías, truhanes o asesinos.

Belmondo se apoyaba en el humor, la ligereza y la desenvoltura, mientras Delon encarnaba al solitario distante, bajo tensión.

“Disputas de enamorados” –

En 1970, Jacques Deray reunió a los dos en “Borsalino”, la historia de dos jóvenes malhechores que se convierten en los reyes de la mafia en la ciudad portuaria de Marsella.

En la película, los dos hombres caminan juntos, jóvenes, brillantes, vestidos impecables con trajes de tres piezas, un cigarro en los labios y el famoso sombrero de gánster inclinado ligeramente hacia un lado. Se vuelven inseparables tras una pelea memorable.

Sin embargo, las dos estrellas se enfrentaron en la realidad debido a que el nombre de Delon aparecía primero en el cartel, contrariamente a lo que estipulaba el contrato. Belmondo lo denunció ante los tribunales y ganó. “Eran disputas de enamorados”, dijo el vencedor años más tarde. Pese a ello, no asistió al estreno del filme.

Los dos intérpretes siempre se rindieron homenaje mutuamente. “Jean-Paul siguió su camino. Yo otro. Eso es todo. Es una gran estrella nacional. Tiene mucho talento y como a mí, le gusta su profesión y tomar riesgos”, dijo Delon, actualmente de 85 años.

Belmondo decía: “Siempre se habla de esta supuesta rivalidad pero para mí no puede haber rivalidad entre nosotros. No tenemos para nada el mismo empleo. Delon no me molesta y no creo que yo le moleste”.

Patrice Leconte los reunió de nuevo en 1998 en “Uno de dos”. “En ningún momento podríamos haber invertido los papeles antes del rodaje”, dijo el director. “Son diametralmente opuestos, lo que hace que sean complementarios y a la vez, similares. Es raro ver dos actores que no tienen nada y todo que ver al mismo tiempo”.

Una relación duradera que la publicación francesa Paris Match escenificó en junio de 2019 con un reportaje en el que aparecían sonrientes y cómplices midiendo sus fuerzas con un pulso.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Video