Acuerdo Invernal y Cuba: ¿temas diferentes?

Acuerdo Invernal y Cuba: ¿temas diferentes?
Fecha de publicación: 
27 Agosto 2013
0
Imagen principal: 

Aunque en los últimos días, el presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe (CBC), Juan Francisco Puello, ha declarado una y otra vez que el nuevo Acuerdo Invernal entre la Major League Baseball (MLB) y la CBC no tiene relación alguna con la presencia de Cuba en la Serie del Caribe del 2014, solo la ingenuidad periodística pudiera compartir una idea como esa.

Hagamos un poco de historia para entender en qué entramado está la CBC desde que el pasado 11 de junio, cuando el propio Puello anunciara en La Habana, el regreso de Cuba a la justa beisbolera más importante del Caribe en la versión de Isla Margarita, Venezuela, en febrero del 2014.

El triunfo de Villa Clara hace unos meses concretó, por nuestra parte, el equipo que nos representará en esa lid, a la cual asisten las selecciones monarcas de las ligas invernales de México, Puerto Rico, Venezuela y República Dominicana.

Sin embargo, en los primeros días de agosto, el panorama se enrareció con una carta de la vicepresidenta superior de operaciones del béisbol de MLB, Kim Ng, filtrada con toda intención a la prensa, en la cual instaba a la CBC a romper su compromiso con Cuba y retirar la invitación de regresar al torneo regional, del que fuimos fundadores en 1949 con siete títulos conquistados hasta la salida en 1960.

Pocos días después se efectuó la reunión de trabajo programada entre los directivos de la MLB y la CBC para, en esencia, discutir la renovación del Winter League Agreement (WLA) —Acuerdo de Liga Invernal—, que permite a los jugadores caribeños pertenecientes a Grandes Ligas participar en las respectivas ligas de las naciones que integran la CBC.

Es oportuno aclarar que dicho Acuerdo debía haber sido renovado en el 2012, tal y como se hizo en el 2005, pero el tiempo pasó y ¿casualmente? tras el anuncio de Puello la MLB convocó a su revisión, con elementos nuevos a introducir.

La MLB planteó que para renovar el WLA cada una de sus 30 organizaciones podrán negarles jugar en las diferentes ligas a cuatro peloteros adicionales a los que califiquen en la cláusula o lista de fatiga extrema, instaurada desde 1998 para impedir la presencia en torneos nacionales de esos atletas por enfermedad, incapacidad física, lesión o fatiga extrema a partir de parámetros como inning jugados, turnos al bate, entre otros.

“Intentamos bajar de cuatro a uno por equipo para que sean 30 y no 120. Es un daño igual, pero menos grave”, declaró Oscar Prieto Párraga, presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, quien adelantó que el nuevo WLA se pretende que cubra los próximos cinco años, con la posibilidad de extenderse dos años más, por lo que podría tener una vigencia hasta el 2021.

Omar Canizales, presidente de la Liga Mexicana del Pacífico, acotó que “realizamos un borrador de trabajo que en unos días podrá estar listo” y aclaró algunos elementos discutidos sobre nuestra inclusión en la Serie del Caribe.

“En el caso de Cuba nos dejaron claro que las leyes de los Estados Unidos establecen un proceso para que alguna organización del país, en este caso MLB, pueda tener una relación directa o indirecta con Cuba”.

“Ahora estamos en el proceso técnico para poder conseguir la licencia respectiva que permita dicha relación”, agregó Canizales, lo cual ha sido refrendado en días posteriores por Puello, quien se mostró optimista de obtener una respuesta positiva, tal y como ha sucedido para la participación cubana en los tres Clásicos Mundiales.

Es oportuno aclarar que esa autorización de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) perteneciente al Departamento del Tesoro de Estados Unidos llegó a la MLB para nuestra presencia en los clásicos, pero no cobramos ni un centavo de las ganancias obtenidas en la segunda y tercera edición, al tiempo que en la primera fueron donadas a damnificados del huracán Katrina.

Mientras se negocia ese permiso tampoco se ha convocado a la CBC para la firma del nuevo WLA. ¿Otra casualidad? Estamos, sin duda, en presencia de una posición de fuerza y de procedimientos legales con matices políticos.

La evidente vinculación entre el WLA con la asistencia de Cuba a la Serie del Caribe es, en buena medida, una forma de chantajear la voluntad de la CBC de invitarnos a ese certamen, a pesar de que no exigimos para regresar a esa justa beneficios de ningún tipo del WLA.

Hasta tanto no se niegue ese permiso solicitado, Villa Clara es nuestra carta de triunfo para la venidera Serie del Caribe y así debe entenderse. Si se impusiera la tozudez y prepotencia del gobierno estadounidense ante los argumentos expuestos por la CBC, ¿alguien les cantará el tercer strike por una exclusión absurda y en la que no tenemos ninguna responsabilidad?

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.