Añadir nuevo comentario

Muy bien por nuestro gobierno la decisión de dar controlado estos productos por la tarjeta, con esta decisión habrá menos estrés por alcanzar esos productos, sobre todo para el que está trabajando que no tiene tiempo para comprar esos productos, así garantizamos que los elementos inescrupulosos que aún tenemos dentro del país que constituyen al mismo tiempo una amenaza al orden social del país porque sabotean las buenas intenciones de nuestro gobierno hacia el pueblo, acaparan los productos para venderlos a precios más altos, con esas personas hay que ser más severos, hay que tomar medidas REPRESIVAS para que aprendan a respetar al pueblo y al gobierno, y me disculpan el término, pero es el que cabe en estas circunstancias ante la insensibilidad de esas personas. Estoy orgulloso de nuestro gobierno y nuestro país, estamos dando muestra de más soberanía e independencia, aplastamos en segundos los prejuicios que existían con la tarjeta para ayudar al pueblo, y eso no debe dar una buena lección, mientras existan impunidad ante aquellos que acaparan, debe mantenerse la distribución controlada, mientras no existan las producciones altas en el país, no debemos renunciar a este tipo de distribución eminentemente socialista y cristiana porque es la manera de usted distribuir equitativamente las riquezas del país en el orden alimentario (que es el pan partido en varios pedazos, el vino multiplicado) ,mientras exista condiciones de recrudecimiento del bloqueo debe permanecer este tipo de control por tarjetas, no importa que no guste a nivel internacional y nacional), no caigamos en la trampa psiocológica del enemigo, ese control fue y es el mecanismo de defensa que siempre tuvimos ante las agresiones disímiles del enemigo por hacer sufrir por hambre al país, y al mismo tiempo, ha sido política y estrategia del imperio intentar desarmar al país de este procedimiento de normar los productos por tarjeta a través de los ingenuos que aún tenemos dentro del páis y la guerra mediática en los medios de tratar de desacreditar a toda costa el procedimiento de normar los productos por tarjeta, al mismo tiempo apretarnos económicamente para que se nos cree un desestabilización social al quedarnos huérfanos de ideas en el orden económico. En fin, no podemos prescindir de esta método de distribución hasta tanto este país tenga las condiciones productivas altas y estables, y sobre todo hasta que no alcancemos resolver el gran causa de todos nuestros males, el DIFERENDO.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video