viernes, 22 agosto 2014, 07:47
Viernes, 23 Marzo 2012 20:56

Presidente mexicano da bienvenida al Papa

Escrito por  Prensa Latina
Valora este artículo
(0 votos)
El papa Benedicto XVI fue recibido hoy a su llegada a México por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala.

 

El papa Benedicto XVI fue recibido hoy a su llegada a México por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, funcionarios, eclesiásticos y un entusiasta público de más de 3 mil personas en el aeropuerto internacional de Silao.

Luego del saludo al pie de la escalerilla del avión, el Sumo Pontífice, el mandatario y la primera dama pasaron revista a la guardia de honor formada en la pista de la terminal aérea.

A continuación, el gobernante pronunció las palabras de bienvenida al ilustre visitante, a quien agradeció su presencia en nombre del pueblo mexicano.

Benedicto XVI seguidamente dijo en español que llegaba como peregrino de la fe y la esperanza.

Terminados los discursos el Papa y Calderón saludaron a personalidades nacionales y a la delegación del Vaticano.

Como parte de la ceremonia, se presentó un breve espectáculo musical de mariachi y el ballet folklórico de la Universidad de Guanajuato.

Finalmente, el Santo Padre estrechó la mano a niños y otros presentes en el público; para posteriormente dirigirse al Colegio de Miraflores, donde estará hospedado durante su estancia de cuatro días.

En ese trayecto, de unos 30 kilómetros, será saludado por miles de personas apostadas en esas calles.

 

Papa llena a México de alegría en momentos de tribulación, Calderón

 

El presidente de México, Felipe Calderón, expresó hoy que la visita del papa Benedicto XVI "nos llena de alegría en momentos de gran tribulación".

  Calderón dio el mensaje de bienvenida al Santo Padre durante el recibimiento oficial en el aeropuerto internacional de Guanajuato, en esta ciudad que dista unos 370 kilómetros del Distrito Federal.

Benedicto XVI llegó en un tarde cálida a Guanajuato, estado del centro del país, tras 14 horas de vuelo a bordo del avión de Alitalia que lo condujo desde Roma.

En medio de los vítores de unas tres mil personas que acudieron a recibir al Papa a la terminal aérea, además de altas figuras de la Iglesia católica, Calderón enfatizó que la presencia del Papa adquiere una mayor connotación en un momento en "que nuestra patria atraviesa por situaciones difíciles".

Recordó que México sufrió como pocos países los efectos de la crisis internacional, pero además la "violencia despiadada y descarnada de los delincuentes".

Dijo que el crimen organizado inflige sufrimiento a su pueblo, como nunca antes; sin embargo, alertó que México está de pie, porque "somos un pueblo fuerte, perseverante en la esperanza".

La violencia desatada por la delincuencia organizada ha dejado en la nación una estela de más de 50 mil muertes en los últimos seis años.

Señaló que a este pueblo le regocija el que haya aceptado la invitación "que en su nombre le hice en mi visita de Estado al Vaticano (1 de mayo de 2011)".

El mandatario resaltó que el Santo Padre encontrará aquí a un "pueblo noble, hospitalario, cálido, alegre, que tiene en altísima estima al Sumo Pontífice".

Consideró que esta visita "es un gesto de solidaridad y de fraternidad con nuestro pueblo que nunca olvidaremos".

En México viven más de 93 millones de católicos. Es el segundo país con más personas que abrazan esa fe, subrayó Calderón.

El Papa tiene una ajustada agenda en Guanajuato (centro) que incluye, entre otras actividades, una misa masiva en la que se espera la participación de más de 600 mil personas el próximo domingo en el Parque Guanajuato Bicentenario.

Benedicto XVI cumplirá en abril 85 años de edad y esta es la vigésimo tercera salida internacional que realiza.

El avión de Su Santidad tocó tierra poco antes de las 4:30 hora local (22:30 GMT). Portaba la bandera de El Vaticano y México. Al salir de la aeronave alzó las manos en señal de saludo.

Al término de su estancia en Guanajuato, el Pontífice se dirigirá a Cuba, donde permanecerá desde el 26 hasta el 28 de marzo.

Papa expresa el deseo de un México cimentado en el amor

 

El papa Benedicto XVI expresó hoy su deseo de que México continúe avanzando sin desfallecer en la construcción de una sociedad cimentada en el desarrollo del bien, el triunfo del amor y la difusión de la justicia.

  En su primer mensaje al pueblo mexicano, a su llegada al estado de Guanajuato (centro), el Santo Padre aseguró que viene como "peregrino de la fe, de la esperanza y de la caridad" y señaló su alegría porque con esta breve visita "quisiera estrechar las manos de todos los mexicanos".

Su Santidad manifestó que rezará "por quienes más lo precisan, particularmente por los que sufren a causa de antiguas y nuevas rivalidades, resentimientos y formas de violencia". La ola de criminalidad ha ocasionado aquí más de 50 mil muertes en los últimos seis años.

El Pontífice manifestó también su felicidad por estar en Guanajuato porque su antecesor, Juan Pablo II, no pudo visitar este territorio, pero lo bendijo cuando sobrevoló su espacio aéreo, comentó.

"Me siento muy feliz de estar aquí, y doy gracias a Dios por haberme permitido realizar el deseo, guardado en mi corazón desde hace mucho tiempo, de poder confirmar en la fe al pueblo de Dios de esta gran nación en su propia tierra", dijo.

Advirtió que este país y este Continente están llamados a vivir la esperanza en la fe, lo cual debe concretarse en "caminar juntos hacia un mundo mejor".

El Papa arribó a la terminal aérea poco antes de las 4:30 hora local (22:30 GMT) de este 23 de marzo, en su primera visita pastoral a un país de habla hispana desde el inicio de su pontificado.

Al descender del avión que lo condujo desde Roma a Guanajuato, le esperaba el presidente Felipe Calderón, quien estrechó las manos del jefe de Estado del Vaticano.

Cerca de tres mil personas presenciaron en la terminal aérea de León (370 kilómetros al norte de la capital mexicana) la ceremonia de bienvenida a Benedicto XVI.

Tras el fallecimiento de Juan Pablo II, el 2 de abril de 2005, Benedicto XVI fue elegido como el 265 Papa el 19 de abril del propio año.

Justo 10 años después de la última vez en que Juan Pablo II vino a México (1978, 1990, 1993, 1999 y 2002), llega Benedicto XVI, quien ya estuvo en América Latina en 2007, cuando fue a Brasil. Además, estuvo en territorio estadounidense en 2008.

El 25 de noviembre de 2006, Benedicto XVI, sucesor 265 de Pedro, elevó a la diócesis de León a calidad de Arquidiócesis.

"Lo veo y lo siento muy dentro del corazón la hospitalidad de los mexicanos", subrayó el dignatario del Vaticano. En esta nación de más de 112 millones de habitantes hay cerca de 93 millones que abrazan la fe católica.



Visto 5775 veces Modificado por última vez en Viernes, 23 Marzo 2012 21:08

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar