jueves, 31 julio 2014, 11:33
Sábado, 16 Marzo 2013 05:35

Hugo Chávez estará siempre al frente de las grandes causas de la Patria

Escrito por  AVN
Valora este artículo
(3 votos)
El socialismo del siglo XXI que impulsó, defendió, practicó y enseñó el líder de la Revolución, Hugo Chávez, continuará su curso. De ello no cabe duda y así lo expresó este viernes el presidente encargado, Nicolás Maduro.

El socialismo del siglo XXI que impulsó, defendió, practicó y enseñó el líder de la Revolución, Hugo Chávez, continuará su curso. De ello no cabe duda y así lo expresó este viernes, contundente y enérgico, el presidente encargado, Nicolás Maduro, durante la ceremonia en honor al líder bolivariano, que se desarrolló en el Cuartel de la Montaña, en la parroquia 23 de Enero de Caracas.

Rodeado de los familiares del Comandante, de su gabinete ministerial, representantes de los Poderes Públicos y del Alto Mando Militar, Maduro recalcó que al mandatario revolucionario nada ni nadie lo detuvo en el cumplimiento de sus ideales de libertad e inclusión social.

"El pueblo también es indetenible", destacó y apuntó que "ahora nos toca a nosotros, la misión es nuestra, tomemos su bandera, su causa, seamos cristianos practicantes verdaderos de la causa de los pobres".

"Aquí está todo un pueblo. ¡Misión cumplida, Comandante!, ampliamente cumplida", exaltó.

Maduro hizo, igualmente, un recorrido corto sobre la fructífera vida del presidente Chávez. De él, recordó, puede hablarse en dos períodos: Su nacimiento en Sabaneta de Barinas, un 28 de julio de 1954, hasta el 8 de de agosto de 1971, cuando ingresó a las filas de la Academia Militar de Venezuela; a partir de allí emprendió un camino imparable por la defensa de la patria, de la mano del pensamiento bolivariano y con los lanceros de José Antonio Páez y la historia gloriosa de Ezequiel Zamora, recordado como el General del Pueblo Soberano.

Quedó como huella imborrable para toda Venezuela aquel 4 de febrero de 1992 cuando el entonces teniente coronel Chávez lideró la rebelión militar más importante de la historia de Venezuela, después del 19 de abril de 1810, acotó el Presidente encargado.

"Si hay alguien que se ganó la protección divina y la vida eterna, ese alguien, sin lugar a dudas, de ninguna especie, ese hombre es Hugo Chávez Frías", subrayó Maduro, para luego hacerle un juramento solemne al revolucionario barinés.

"Dentro de un mes exactamente le juro venir aquí, con mis compañeros, sus hijos (...) Vamos a amanecer aquí, Comandante. El pueblo ha decidido y sólo le pido a Dios que le dé luz al pueblo y fortaleza a nosotros para cumplir sus órdenes y ese 15 de abril estar aquí", juró Maduro, en referencia a los comicios electorales del venidero 14 de abril, para los que es candidato a la máxima magistratura.

En su discurso, exhortó a los sectores de la derecha a cesar en su odio y en su rencor. Los llamó a reflexionar para que sea el amor lo que prevalezca en la patria.

Además, destacó que el Gobierno bolivariano que hereda el legado de Hugo Chávez no le teme a imperios ni a sus amenazas.

"No fallaremos, Chávez, no fallaremos, pueblo"

En el Cuartel de la Montaña y en representación de la familia Chávez habló uno de los hermanos del líder revolucionario, Adán Chávez. Con suspiros, palabras entrecortadas, respiros hondos, pero, por sobre todo, con un genuino amor hacia su hermano selló un compromiso.

"No fallaremos, Hugo Rafael Chávez Frías, no fallaremos, pueblo de Venezuela (...) Este pueblo esté seguro que por instrucciones de nuestro comandante, que seguirá a cargo de la Revolución Bolivariana desde otro plano, no le fallaremos. Que construiremos el socialismo bolivariano y llegaremos al punto del no retorno. Nada ni nadie lo parará", agregó el también gobernador del estado Barinas.

En uno de los momentos más emotivos de este día, Adán Chávez recordó, con lágrimas imposibles de contener, un compromiso de lealtad que hiciera junto al Comandante hace 31 años y varios meses, por allá en 1981. Rememoró que Chávez le regaló el libro País Portátil, de Adriano Gonzalez León, con una nota.

"Lo que decía Hugo allí en 1981, en ese escrito, es que si alguno de los dos caía por alguna circunstancia a la orilla del camino, es deber del otro, tomar el morral y echárselo a cuestas y seguir andando", precisó, rompiendo en llanto.

En su relato, contó que su hermano Hugo le dijo que esos morrales que llevaban al colegio eran infinitos y que no eran suficientes para colocar en ellos sus sueños de construir la patria libre y soberana. Pero, pasadas tres décadas, esos morrales, exclamó, están casi llenos de logros por la Revolución Bolivariana.

Acto seguido, con voz quebrada y entre los aplausos de los asistentes de fondo, gritó: "¡Lo tomé, Hugo!, ¡aquí voy con tu morral, no joda! ¡Viva Chávez, carajo!".

La liberación de los pueblos

En el emotivo acto participó el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien resaltó que la tarea encomendada por Hugo Chávez, quien se convirtió en el redentor de los pobres, es la liberación definitiva de los pueblos.

"Después de Simón Bolívar, Libertador de la patria grande; ahora hemos tenido a Hugo Chávez, el redentor de los pobres del mundo (...) Eso va a ser inolvidable", dijo Morales, quien le manifestó a la familia el orgullo de tener entre su seno a un hombre y un comandante de la fuerzas libertarias de América y del mundo.

Agregó que el pueblo boliviano se mantendrá firme para lograr que los hombres y mujeres del mundo sean definitivamente libres.

Chávez ya reposa en el Cuartel de la Montaña

Tras un largo día, el comandante Hugo Chávez ya reposa en el Cuartel de la Montaña, donde permanecerá sobre la llamada flor de los cuatro elementos como el líder supremo de la Revolución Bolivariana, que diseñada por el arquitecto Fruto Vivas, es símbolo del renacer de la patria nueva que Chávez forjó con los sueños bolivarianos como insignia.

El Padre de la Patria, Simón Bolívar, custodia el lugar de descanso del líder socialista. A la izquierda, lo acompaña Simón Rodríguez y, a su derecha, el general del pueblo, Ezequiel Zamora, como representación del Árbol de las tres raíces, que Chávez izó como fundamento ideológico de su Revolución.

Minutos antes de finalizar el acto, uno de los oficiales que acompañó a Chávez en el levantamiento del 4-F, tomó la bandera que cubrió el féretro del revolucionario y la entregó a Nicolás Maduro, quien la recibió y dijo: "Este tricolor lo resucitó, lo reivindicó, lo trajo a la patria otra vez, a este Comandante redentor de la patria nueva. Cada uno de ustedes es un comandante Chávez, en cada segundo que nos toque vivir, asúmanlo así, y eduquemos a los cadetes que vienen, a los jóvenes que vienen, los valores de nuestro comandante Chávez, su moral y su amor".

La histórica bandera terminó en manos de Doña Elena Frías, madre del presidente, quien trajo al mundo a ese gran hombre, inspiración para millones de personas en el mundo que creen en la viabilidad de un sistema más justo con las mayorías y más armonioso con la preservación del planeta.

Visto 860 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

mmmmmmmm99

Mesa Redonda